domingo, 18 de marzo de 2012

Sexualidad y el periodo de vida:

Lactancia (0-2 años): La capacidad del cuerpo humano para mostrar una respuesta sexual está presente desde el nacimiento. Por ejemplo: los lactantes varones tienen erecciones. De hecho en ocasiones los bebes varones nacen mostrando una erección. Los estudios de ultrasonido indican la ocurrencia de erecciones reflejas en el feto masculijo desde varios meses antes del nacimiento.
Autoestimulación: se ha observado a lactantes jugar con sus propios genitales, pero existen ciertas dudas acerca de lo que están haciendo.
Es bien cierto que existe un vínculo muy poderoso de cariño y amor entre una madre y su hijo, pero eso no quiere decir que exista un vínculo sexual entre ellos dos, aun se tiene dudas de lo que decía Freud. Queda como una teoría puesto que no sabemos con certeza lo que sucede con el lactante en ese periodo de tiempo.
Conocimiento de las diferencias entre niños y niñas: para los 3 años de edad, los niños ya saben cuál es su género. Saben que se parecen al progenitor del mismo género y que son diferentes del progenitor del sexo contrario y de los niños del género opuesto. Al principio los niños piensan que la diferencia de género es cuestión de la vestimenta o el corte de cabello.
Temprana edad (3 a 7 años): entre los 3  y los 7 años se presenta un aumento notable en el interés y las actividades sexuales, de la misma manera que en la actividad e interés generales.
Masturbación: los niños van adquiriendo más experiencia de masturbación durante la infancia. Para los 4 o 5 años la sexualidad de los niños se ha vuelto más social. Existe cierta cantidad de juego heterosexual, puesto que los varones y las niñas se abrazan y se toman de las manos.
Para los 5 años de edad, los niños ya saben que es el matrimonio, y que un miembro del género contrario es la pareja apropiada para el matrimonio y tienen la firme idea de casarse cuando sean mayores. Se ven los roles matrimoniales cuando juegan a la “Mamá y el Papá”.
A veces los niños acuden al juego “sexual” y a sus compañeros para obtener información sobre el sexo. Esos tipos de juegos están motivados por la curiosidad y es parte de las experiencias generales del aprendizaje de la infancia.
Preadolescencia (8 a 12 años): la preadolescencia es el periodo de transición de los años de la infancia a los años de la pubertad y la adolescencia. Alrededor de los 9 o 10 años de edad comienzan los primeros cambios de la pubertad tanto físicos como psicológicos.
Masturbación: durante esta etapa, un número mayor de niños obtienen experiencia con la masturbación. Los niños y las niñas aprenden a masturbarse de diferentes maneras, típicamente los varones se enteran de elho por sus compañeros hombres o han leído algo al respecto, mientras que las niñas se enteral por un autodescubrimiento accidental. Entre los 6 y 12 años las actividades más sexuales son: hablar de sexo, besarse, abrasarse, ver videos pornográficos y burlas sexuales a otros niños.
Citas y relaciones románticas: la preadolescencia y la adolescencia temprana son un periodo de transición en la naturaleza de las relaciones sociales. Con frecuencia las actividades preadolescentes son homosociales (entre  personas del mismo sexo), aproximadamente de los 10 a 11 años los niños comienzan a pasar tiempo con personas del genero diferente o heterosociales, Esto incluye actividades como caminar por los parques o centros comerciales, acudir a fiestas o a bailes, ir al cine, eventos deportivos, etc… <+div>
Existe gran variación según la cultura, el origen étnico y la religión que siguen.
Adolescencia (13 a 19 años): Cerca de la pubertad ocurre un aumento repentino del interés sexual, el cual continua a lo largo de la adolescencia, esta sexualidad incrementada se debe a varios factores como: cambios corporales y la conciencia sobre ellos,  la elevación en los niveles de hormonas sexuales y el aumento en el énfasis cultural sobre el sexo y el ensayo de los roles adultos. También aumentan datos sobre la masturbación.
En varios estudios realizados se ha demostrado que la testosterona tienen una gran influencia sobre la sexualidad de niños y niñas adolescentes, las variaciones sociales (como las actitudes permisivas, la ausencia del padre en el caso de las niñas y la asistencia a la iglesia) interactúan posteriormente con los efectos biológicos, aumentándolos en algunos casos (ausencia del padre en las niñas) y suprimiéndolos en otros (asistir a la iglesia).<+div>
Es común que los hombres se masturben de 2 a 3 veces por semana y las mujeres 1 vez al mes.  En los varones disminuye durante los periodos cuando están teniendo coito, no obstante las niñas en esa situación aumentan su frecuencia de masturbación.
Las actitudes hacia la masturbación atravesaron por un cambio notable en el siglo XX. Como resultado en la actualidad a los hombres se les da más información acerca del tema, lo que afecta sus comportamientos y sus sentimientos al respecto. En estos días la masturbación es más positiva ya que es tratada de una manera diferente que en el pasado, tal es ese cambio que actualmente la masturbación está siendo recomendada como terapia sexual.
Sexo premarital.
A medida que el coito premarital se ha vuelto más común, la atención se ha volcado hacia el sexo adolescente, es decir, la incidencia del coito entre adolescentes. El aumento del coito premarital refleja dos tendencias, la primera: la edad de la menarca ha ido disminuyendo de manera constante desde el siglo XX. Segundo: la edad del primer matrimonio se ha elevado. El efecto es una extensión sustancial del tiempo entre la época en que la persona ya está lista biológicamente para el coito. En resumen, ha habido una elevación en la tasa de embarazos premarital.
El sociólogo Ira Reiss distinguió cuatro estándares para el coito premarital:
1.       Abstinencia: el coito premarital se considera incorrecto tanto para varones como para mujeres, sin importar la circunstancia.
2.       Permisividad con el afecto: el coito premarital es permisible tanto para hombre como para mujeres si ocurre en el contexto de una relación estable que implique amor, responsabilidad o compromiso matrimonial.
3.       Permisividad sin el afecto: el coito premarital es permisible tanto para hombre como para mujeres, sin importar el compromiso emocional, simplemente con base a la atracción física.
4.       Doble estándar: El coito premarital es aceptable para hombres pero no para mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada